Cine de verano en  Albacete en tiempos de pandemia

17.07.2020


Los cortos de Charlot se proyectaron en el Recinto Ferial.
Los cortos de Charlot se proyectaron en el Recinto Ferial.

Filmoteca de Albacete recupera el cine de verano, con dos sedes: Parque de Abelardo Sánchez y Recinto Ferial


El cine de verano llegó al Recinto Ferial con 'La trinchera infinita'


Vuelve el cine de verano. El Ayuntamiento de Albacete no ha querido privar a los vecinos de esta capital de tradición cinéfila estival del ciclo que se inició en 2008 y que tras arrancar en la Caseta de los Jardinillos con escasa respuesta, buscó el abrigo del Parque de Abelardo Sánchez, donde se consolidó como una oferta cultural solvente, devolviendo al pulmón verde por excelencia de la ciudad su pasado como cine al aire libre, y en un lugar simbólico, la explanada del colegio San Fernando, otrora, la terraza Buenos Aires, donde, hace un siglo se ofrecía cine en un establecimiento hostelero de primera categoría, servido por el Bar Cervantes y a precios asequibles. (Consulta nuestro artículo El cine en mangas de camisa).

Este año, la temporada cinematográfica veraniega estará marcada por el Covid-19. Concejalía de Cultura y Filmoteca de Albacete han diseñado una programación adaptada a las circunstancias, con estricto cumplimiento de la normativa dictada por las autoridades sanitarias y la necesaria prevención derivada de la nueva realidad.

Pues bien, tanto el Parque de Abelardo Sánchez, como se ha apuntado, como el Recinto Ferial se convertirán en las salas al aire libre escogidas para cubrir la canícula fílmica.

La puesta de largo del ciclo, presentado dentro del programa municipal Respirando Cultura, tuvo lugar el miércoles, 22 de julio, a las 22 horas, en el Parque de Abelardo Sánchez. En una única sesión, gratuita, se proyectó para 200 espectadores, la exitosa El verano de mi vida, con el cómico Leo Harlem.

El Parque acogió la primera sesión del cine de verano en Albacete. / F.A.
El Parque acogió la primera sesión del cine de verano en Albacete. / F.A.
Dando los últimos retoques a la pantalla. / F.A.
Dando los últimos retoques a la pantalla. / F.A.
Proyector y pantalla, todo listo para iniciar una proyección en el Parque. / F. A.
Proyector y pantalla, todo listo para iniciar una proyección en el Parque. / F. A.
Explanada del colegio San Fernando, hace un siglo, Terraza Buenos Aires. / F.A.
Explanada del colegio San Fernando, hace un siglo, Terraza Buenos Aires. / F.A.

Las siguientes sesiones se trasladan hasta el Recinto Ferial -la Feria, de nuevo, convertida en cine, como cuando arrancó este maravilloso invento con el inicio del Siglo XX-; los días elegidos son 28 y 29 de julio, martes y miércoles, con La trinchera infinita, a las 22.30 horas, y para el 4 y el 5 de agosto, a la misma hora y en el mismo espacio, la oscarizada Parásitos.

El Parque de Abelardo Sánchez recuperará su pantalla cinematográfica el 12 de agosto, a las 22 horas, y con entrada libre. Se ha elegido Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, con Antonio Banderas al frente de un reparto de campanillas.

Hay que apuntar que además, se han programado sesiones de cortometrajes clásicos como preludio de las proyecciones en el Recinto Ferial, que arrancarán a las 21,15 horas.

Para este complemento se ha optado por clásicos de Charles Chaplin (28 de julio), Buster Keaton (29 de julio), Laurel y Hardy (4 de agosto) y Harold Lloyd (día 5).

Los precios de las sesiones en el Ferial serán populares, en concreto, si se opta sólo por ver la sesión de cortos, un euro, y si se prefiere ver los cortos y el largo de la jornada, dos euros.

En todo caso, el aforo máximo por sesión será de 300 butacas, y precisamente con el propósito de cumplir con la normativa, las películas elegidas para el Recinto Ferial se pasarán dos días para llegar al máximo número de espectadores, consciente Filmoteca de Albacete de que el público responderá, como lo hizo, por ejemplo, en 2019 cuando se pasó el biopic de Queen, Bohemian Rhapsody, con un lleno hasta la bandera. La desinfección de las butacas, la distancia social y los recorridos de entrada y salida estarán garantizados, según indicaron desde la organización.

Cabe recordar que después de que los cines de verano tradicionales echaran el cierre, fue el Consistorio albaceteño el que recuperó el cine al fresco, proyectando durante varias temporadas en la Caseta de los Jardinillos.

Cuando Filmoteca de Albacete echó a andar recuperó el proyecto en la Caseta de los Jardinillos durante los años 2008 y 2009, la experiencia no funcionó. La respuesta del público no fue la esperada y se buscaron alternativas. Y de ahí que el proyector, todavía de celuloide, encontrara acomodo en 2010 en el Parque de Abelardo Sánchez y en la plaza de la Virgen de los Llanos, a unos metros, curiosamente, del añorado Cine Azul (Si quieres conocer algo más del Cine Azul, en 1945, mucho cine de reestreno bajo las estrellas).

Sin embargo, la plaza junto a la Catedral no atrajo al suficiente público, como sí lo hizo el Parque de Abelardo Sánchez. De ahí que se quedara como sede del cine municipal estival, con aforos de hasta 500 sillas en algunas ocasiones en los tiempos pretétiros.