Albacete, en Cinemascope

13.05.2020


El Teatro Circo estrenó el 9 de abril de 1955, Sábado de Gloria, este nuevo sistema de proyección con la exhibición de La túnica sagrada


Campaña publicitaria en La Voz de Albacete sobre el estreno de La Túnica Sagrada en formato Cinemascope.  / LVA

El cine se ha tenido que enfrentar a lo largo de su dilatada pero apasionante historia a drásticos cambios, a grandes transformaciones, a revoluciones tecnológicas para plantar cara a los diversos competidores en el campo del entretenimiento. Y es que, pongamos como ejemplo, si el séptimo de los artes causó estragos en sus inicios al teatro, lo mismo sucedió con la televisión respecto al cine.

Por eso, las majors, las grandes productoras de Hollywood, se las ingeniaron para seguir siendo un referente de ocio de suficiente tirón para el gran público, de tal manera que la fábrica de los sueños se mantuviera como un negocio multimillonario. Del cine mudo al al cine hablado, del cine en blanco y negro al cine en color... Pero sin duda alguna, uno de los inventos más destacados fue la llegada del Cinemascope, que vino acompañado, además, del Sonido Estereofónico.

Cartel anunciador de La Túnica Sagrada. / C. D. C..

Sí, puede ser que las generaciones actuales consideren poco importante, banal esta transformación. Pero hace más de 60 años supuso una revolución en los sistemas de proyección, y hasta las salas cinematográficas tuvieron que adaptar su estructura, dado que el nuevo formato exigía una mayor amplitudde la pantalla. Todos esos cambios, en mayor o menor medida, fueron precisos para la proyección de las nuevas producciones rodadas en este revolucionario formato.

Hay que recordar que el Cinemascope (Cinemascopio en castellano) es un sistema de filmación que utiliza imágenes más amplias en las tomas de filmación, conseguidas al comprimir una imagen normal dentro del cuadro estándar de 35 milímetros para, a continuación, descomprimirlas durante la proyección.

De esta manera, se logra una proporción que puede variar entre 2,66 y 2,39 veces más ancha que alta, lo que se consiguió con el uso de lentes anamórficas especiales (llamadas Hypergonar) que tenían que ser colocadas tanto en las cámaras y como en las máquinas de proyección.

El Teatro-Circo adquirió una 'Pantalla Milagrosa' -traducción de su nombre original en inglés, 'Miracle Mirror'- para poder proyectar películas en Cinemascope. / COLECCIÓN J. LÓPEZ

El Cinemascope fue inventado por Henri Chrétien, que lo bautizó bajo el nombre de Anamorphoscope, pero la 20th Century Fox le cambió la marca y le puso Cinemascope al comprar las lentes anamórficas especiales con que rodar las primeras producciones.

Así, hay que recordar que la primera película estrenada en CinemaScope (que terminó siendo un éxito internacional, y desbancó a otras técnicas, como VistaVision, Relieve e, incluso, Cinerama a nivel mundial fue The Robe, producida por la Fox, dirigida por Henry Koster e interpretada por Richard Burton, Jean Simmons y Victor Mature. Ese estreno apareció en la prensa española en diciembre de 1953. En España, eso sí, se estrenó como La túnica sagrada, y El manto sagrado en Hispanoamérica. No obstante, si la cinta bíblica fue la primera película estrenada en Cinemascope, no fue la primera producida en este formato. Y es que, aunque estrenada después, la primera cinta que utilizó el Cinemascope fue Cómo casarse con un millonario, protagonizada por Marilyn Monroe.

El Cinemascope y La túnica sagrada llegaron a España de la mano, pero en diferentes etapas. El estreno nacional tuvo lugar en Madrid, en el Palacio de la Música, el 7 de mayo de 1954, el mismo día en el que se proyectó en el cine Fémina de Barcelona; unas jornadas después llegó a Zaragoza, al Cine Rex, el 12 de mayo; ya, el 14 de mayo, la cinta se proyectó en Sevilla, en el Teatro Álvarez-Quintero; a Valencia, al Cine Lys, el 3 de noviembre, y en Bilbao fue en el Teatro Ayala, el 5 de enero de 1955... Y en Albacete fue el Sábado de Gloria de 1955, para más señas, el 9 de abril de 1955, y la sala escogida, el Teatro-Circo, cuyo responsable en aquel momento, Luis Martínez Sánchez, desplegó una tremenda campaña publicitaria a la altura de tal evento cinematográfico. "Espectacular estreno Fox en Cinemascope sobre pantalla Espejo Mágico", rezaban los anuncios publicados en La Voz de Albacete durante varias jornadas. El cambio requirió de la pertinente inversión en la sala, que había que dotar con la nueva tecnología, incluida esa pantalla luminosa denominada Espejo Mágico, traducción de la patente original, Miracle Mirror.

Titular de la crónica de Guti en La Voz de Albacete y cartelera de la empresa L.M.S. dando cuenta del estreno. / L. V. A.

Y llegó el estreno, no exento de expectación ante una población albaceteña ávida de regresar al cine tras los días de rigor semanasantero. La crónica publicada por Guti en el diario local daba idea del alcance del fenómeno cinematográfico. "El Sábado de Gloria, tradicional fecha de grandes fastos teatrales y cinematográficos, fue inaugurado en nuestra ciudad el nuevo sistema cinematográfico conocido por Cinemascope. La pantalla del Teatro-Circo ha recogido por vez primera esta modalidad revolucionaria del cine, que se impone a pasos agigantados en todo el mundo. Y precisamente, con la primera película producida por la Fox, firma que lanzó el Cinemascope, La túnica sagrada".

El periodista aclaraba que "aunque la espectacularidad del Cinemascope no realizara la proyección de La túnica sagrada, esta película hubiera tenido éxito indiscutible, porque el gran acierto de la Fox consistió en valerse del sistema y, además hacer buen cine". "No es que La túnica sagrada sea un film extraordinario, pero sí francamente bueno. Se escogió un tema bíblico de forma muy original, ya que la acción da comienzo con la crucifixión del Señor. Y todo gira en torno a la túnica de Cristo, celosamente conservada por los primeros cristianos", apuntaba el artículo de la sección Teatros y cines del rotativo manchego.

El Teatro-Circo se marcó el tanto de la llegada del Cinemascope. / CULTURAL ALBACETE

De la misma manera, señalaba Guti que Henry Koster "se apunta un éxito como director, procurando que la acción no decaiga en ningún momento y conduciendo a las masas con evidente pericia". En otro momento, escribía el periodista: "Las enormes posibilidades del Cinemascope, con sus escenarios, con sus dimensiones grandiosas, luce en todo su esplendor con este film que pasará a la historia del cine como prototipo".

Para concluir, se añadía que "la película está muy bien interpretada por Richard Burton, en el principal personaje. Jean Simmons, esplendorosa de belleza y gran actriz. Muy sobrio y entonado el atlético Victor Matre. Michael Rennie encarna a San Pedro, más joven que suele presentarse en otras narraciones, con gran propiedad. Todos los intérpretes, en fin, hacen una excelente labor".

Eso sí, matizó el periodista y crítico cinematográfico que la proyección de La túnica sagrada en el Teatro-Circo fue "impecable", aunque el sonido estereofónico no se ofreció "en toda suy amplitud, por las dificultades que no ingnoramos lleva consigo, aunque es de esperar que en breve, y a la vista de nuevas cintas en Cinemascope, se superen".

La película La túnica sagrada se proyectó desde momento en 149 ocasiones, según recogía el libro La aventura del cine, de acuerdo con los apuntes en el cuaderno de cabina del proyeccionista Francisco Márquez Morales. Por cierto, que según relata para Cuentos de Cine José Serna, fue su padre, llamado también José Serna, quien ejercía de operador en el Teatro Circo cuando se proyectó por primera vez el clásco de Henry Koster.

La cinta se paseó durante años por las pantallas albacetenses, por ejemplo, en el Cine Ideal de El Salobral se proyectó en 1958. Ojo como aparece escrito el nombre de Jean Simmons.  / C. J. L.