'¡Qué bello es vivir!', la película navideña que se estrenó en primavera

15.03.2020


Fue el Teatro-Circo la sala en la que se proyectó por primera vez la película de Frank Capra convertida en un clásico navideño... pero más de 20 días después de hacerlo en Madrid, el 17 de abril de 1948


No hay Navidad que se precie sin la película de Frank Capra, ¡Qué bello es vivir! (It´s a wonderfull life), el resumen casi perfecto del sueño americano que se ha convertido en un clásico del séptimo arte, y cuya llegada a España estuvo rodeada de anécdotas y curiosidades. A saber, ¿cómo una película navideña se estrenó en nuestro país en Semana Santa? Y en Albacete, en primavera. Y es que España es diferente.

Programa de mano de 'Qué bello es vivir!, película estrenada en el Teatro-Circo el 17 de abril de 1948.

Del film protagonizado en 1946 por James Stewart, Donna Reed, Lionel Barrymore, Thomas Mitchell, Henry Travers, Beulah Bondi... se pueden escribir un sinfín de historias, como que fue la primera cinta en la que se utilizó nieve artificial -lo que, por cierto, le valió el único Oscar de los seis para los que competía-, que supuso el regreso a la gran pantalla de Stewart a su vuelta de la II Guerra Mundial, que Frank Capra la proyectaba cada Navidad para su familia, o que a pesar de su exitoso estreno, fue un fracaso que llevó a su director -que también sirvió durante la contienda internacional- a prácticamente cerrar la productora con la que se inició como empresario, Liberty Films. Además, tuvo que sortear la dura censura norteamericana, la que también le costó algún disgusto a Lo que el viento se llevó, puesto que a quienes se dedicaban a supervisar la moral en Hollywood -los señores que aplicaban el restrictivo Código Hays- no les convenció que se utilizaran palabras como «impotente», las referencias a Dios y pueriles connotaciones sexuales.

Y otro detalle, lo de sus derechos, o mejor dicho, sus no derechos, los que han permitido durante años a las cadenas de televisión de todo el mundo proyectarla sin recato ni medida. Y es que en 1974, por despiste o vaya usted a saber, ¡Qué bello es vivir! pasó a ser una obra sin copyright, cuestión que se solventó en parte tras la muerte de Capra, en 1991. Entonces, los estudios Republic, propietarios en aquel momento, plantearon una batalla en los tribunales para recuperar los derechos, guerra que ganaron al ser la historia original de su titularidad. De todas maneras, hoy en día puede seguir siendo emitida sin restricciones y sigue siendo de dominio público, pero para la ley es de Viacom, compañía que adquirió Republic en 1998.

Programas de mano de la película de Frank Capra.

El estreno

Pero vayamos al estreno. En Estados Unidos se llevó a cabo el 7 de enero de 1947, y poco más de un año después, en España, el 27 de marzo de 1948, Sábado de Gloria. En Madrid pasó por primera vez por la pantalla del Palacio de la Música, en plena Gran Vía, y se mantuvo en cartelera durante varios meses.

¿Y en Albacete? Pues bien, queridos amigos y amigas de Cuentos de cine, labor compleja de averiguar porque, por alguna razón, durante varios meses del año 1948 el diario Albacete, notario de la actualidad de la capital y la provincia durante aquellos años, eliminó de su cartelera de espectáculos el Teatro-Circo, que fue, a la sazón, el cine que se hizo con la exclusiva de la cinta. Pero hay más, ya que la crítica cinematográfica del diario, muy prolífico en este sentido, también obvió la noticia.

Afortunadamente hay quienes guardaron como oro en paño el afiche, el programa de mano de la película que nos cuenta la historia de George Bailey, su familia y su ángel de la guarda. No entraremos en más detalles para no hacer spoiler -por si alguno de nuestros seguidores no la ha visto todavía, cosa que dudamos-, pero sí les indicamos que la película se proyectó por primera vez en el Teatro-Circo -ya saben, "la pantalla de los grandes éxitos", como se publicitaba la sala que regentaba entonces Bienvenido Herreros- el 17 de abril de aquel 1948, un sábado para más señas. 

Posteriormente hubo un sinfín de reposiciones, y la Filmoteca de Albacete también se ha sumado a esta tradición de reir, llorar, suspirar... con ¡Qué bello es vivir!.